• Regístrate
Estás leyendo: Así puedes distinguir una piel seca de una piel deshidratada
Comparte esta noticia

Así puedes distinguir una piel seca de una piel deshidratada

¿Conoces las diferencias?

Estos dos tipos de pieles, deshidratada y seca, pueden modificarse si conoces qué tipo de ingredientes usar para mejorarla

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La piel seca y la piel deshidratada son dos condiciones completamente diferentes que tienen más de una característica en común, es por ello que distinguirlas puede ser extremadamente complicado, ambas revelan que a nuestra piel le hace falta algo, pero lo que funciona para una puede no ser suficiente para la otra, el punto es buscar en equilibrio que haga a nuestra piel lucir saludable, pero para ello hay que saber identificar las características de nuestra dermis y seleccionar ingredientes que nos ayuden a nutrirla y balancearla. 

¿Cómo es la piel seca?

La piel seca se caracteriza por la incapacidad de la piel de retener la hidratación, es decir que el agua que penetra nuestra piel termina evaporada debido a que no producimos suficiente debo de forma natural para mantenerlo, se puede ver como reséquelas y pequeños puntos blancos, también es áspera al tacto y con los climas fríos o secos su condición se hace aún más grave, incluso puede pasar que se generen heridas por la falta de elasticidad.

¿Cómo es la piel deshidratada?

La piel deshidratada no necesariamente tiene una apariencia seca, más bien es una sensación de sequedad, el exceso de sebo es común porque el cuerpo naturalmente trata de evitar que el agua en la piel se evapore, muchas personas confunden su piel grasa con piel deshidratada debido al exceso de sebo y también hay quienes la confunden con la piel seca debido a la sensación acartonada y pocos elasticidad pero en realidad son muy diferentes.

La piel deshidratada no tiene suficiente agua en la capa más profunda de la piel, por ello productos hidratantes y acuosos es lo que necesita, ingredientes como el colágeno y el ácido hialurónico pueden hidratar a profundidad, evitando la sensación de sequedad de la piel y devolviéndole el balance, la piel deshidratada se volverá rápidamente menos grasa con los productos correctos. 

Por otro lado lo que la piel seca necesita son productos a base de aceites, la hidratación esta y se puede mantener siempre y cuando se usen productos más pesados y aceitosos en la capa superior de la piel, esto le devolverá el balance que necesita, ingredientes contenido en serums como el aceite de almendra o jojoba serán ideales para este tipo de pieles. 

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...