• Regístrate
times-icon
Estás leyendo: Hijo de Steve Irwin fue atacado por cocodrilo de casi cuatro metros
Comparte esta noticia

Hijo de Steve Irwin fue atacado por cocodrilo de casi cuatro metros

Estaba grabando el último episodio

El hijo del 'Cazador de cocodrilos' vivió un aterrador momento mientras filmaba un documental

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

A casi 16 años de que el afamado zoólogo y estrella de televisión, Steve Irwin, perdió la vida tras ser atacado por una mantarraya en un arrecife de su natal Australia durante le filmación de un docuemental, su hijo Robert, quien se ha encargado de continuar su legado, vivió momentos de tensión tras ser atacado por un cocodrilo de casi cuatro metros de largo.

Tras la muerte del famoso Steve Irwin, sus hijos Bindi y Robert continuaron el legado de su padre, por lo que colaboran con el zoo de Australia y constantemente se les puede ver teniendo contacto con peligrosos animales en televisión, pero vivieron momentos de terror cuando en medio del rodaje de un episodio para su programa de naturaleza, un cocodrilo llamado Casper atacó a uno de ellos.

Robert estaba filmando el último episodio de Crikey! It’s the Irwins en donde mostraron la historia de Casper, un cocodrilo de agua salada leucístico, o también llamado albino por su falta de melanina, que llegó al zoológico de Australia hace unos días y para comprobar si estaba cómodo en su nuevo hábitat, el menor de los hermanos Irwin se acercó y le ofreció algo de comida para ganar se su confianza.

El cocodrilo de poco más de 350 kilos de peso no reaccionó bien, salió del agua y en vez de mostrarse interesado en las comida persiguió a Robert Irwin mientras intentaba capturarlo con sus potentes mandíbulas.

El hijo del Cazador de cocodrilos intentó mantener la calma, pero al ver que el animal no se iba a detener hasta atraparlo pidió ayuda al equipo de rodaje que se encontraba en el sitio y corrió lo más rápido que pudo hasta finalmente escapar del ataque.

Tras haberse salvado del peligroso cocodrilo, Roberto Irwin compartió un video en el que se ve un poco de lo que ocurrió y aseguró que fue una de las experiencias “más intensas” que ha vivido en toda su vida: “Priorizamos el comportamiento natural con nuestros cocodrilos, al meternos en sus recintos con ellos y dejar que hagan esos movimientos desde la orilla del agua, damos pie a que utilicen todos sus instintos depredadores y les encanta”, escribió.

Finalmente, Robert Irwin aseguró que si bien, les permite a los animales comportarse como lo harían en su medio natural, nunca se debe de olvidar la prudencia: “La seguridad es crucial, así que es primordial saber cuándo salir y parar. Con un cocodrilo tan poderoso como Casper no tuvimos otra opción que salir corriendo”, dijo.​

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO, S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...